La “España Vaciada» vuelve a la carga con un paro simbólico “para no parar»

La odisea de un discapacitado al 95% en la aldea de una sola familia
26/08/2019
Mostrar todo

La “España Vaciada» vuelve a la carga con un paro simbólico “para no parar»

Colectivos de Ourense se unirán mañana a la iniciativa «Yo Paro por mi Pueblo», el siguiente paso de la escala de reivindicación de la «España Vaciada», con un paro de cinco minutos para reclamar la firma de un Pacto de Estado por la repoblación y el equilibrio territorial. «El parón es para no parar y es el principio de algo que va a comenzar. Queremos políticas activas, toma de decisiones e inversiones reales», dicen los organizadores. 

Con la llegada de nuevas elecciones, los colectivos que intentan situar la lucha contra la despoblación en el centro del escenario político vuelven a saltar a la palestra. En la anterior convocatoria, consiguieron que se hablase del reto demográfico, pero el Comisionado creado para tal fin está ahora sin cabeza visible, y las medidas no fructifican: » No paquete de medidas que propuña  o Goberno no había nada novidoso. Hai que repensar todo e haique facer algo xa, séguense dando subvencións e o rural séguese abandonado. Hai que apostar por manter recursos educativos e sanitarios e fomentar o asentamento de poboación nova», decía Tamara Balboa, la ourensana  que preside la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (Coceder), entidad que engloba a asociaciones que apoyan esta iniciativa. 


Peticiones


La atención sanitaria  la creación de un ministerio específico o, al menos, una Secretaría de Estado, para abordar el reto demográfico «de forma consciente, decidida e inmediata», son propuestas que incluye un manifiesto capitaneado por las plataformas Teruel Existe y Soria Ya, y que apoya Coceder –en la que se incluyen en el CDR Portas Abertas de Vilardevós y el CDR O Viso de Sarreaus– . 

Ourense es una de las 23 provincias incluidas en las distintas reivindicaciones del movimiento de la «España Vaciada» , se solicita «un mecanismo estable de financiación que permita conseguir esos fines con independencia de los gobiernos que haya en cada momento». Es decir, que la cuestión de la despoblación se blinde y camine a un ritmo ajeno a los vaivenes partidistas.

 La despoblación es un hecho objetivo y manifiesto en gran parte de la provincia de Ourense, que vive un espejismo en verano y que con la llegada del otoño vuelve a experimentar la cruda realidad de un rural que se queda sin gente. 


El vacío después del verano


Con la llegada del otoño, muchos municipios vuelve a sufrir en sus carnes las consecuencias de la sangría demográfica. San Xoán de Río y A Teixeira tienen con la llegada del otoño hasta un 21% menos de habitantes respecto a los registrados durante el verano, cuando el retorno de los emigrados dinamiza la vida de los pueblos. Estos dos  son los que más notan la diferencia. Junto a Quintela de Leirado (-18,5%) , A Veiga (-18,2%),O Bolo (-17,8%) y Baños de Molgas (-17%).

Así lo reflejan el análisis de la carga estacional de población realizado por el Instituto Galego de Estatística que ha recopilado los datos completos del año 2017. En ellos, concluye que, una vez realizadas las diferencias entre los que se van y los que llegan en cada periodo, Ourense tuvo el tercer trimestre –junio, julio y agosto– casi 15.000 personas más que durante el resto del año. 

En verano llega a haber a casi 327.000 personas, frente a las 309.596 que figuran como residentes. Sin embargo, esta cifra cae de forma drástica con la llegada del último trimestre del año. Así durante el otoño de  2017 se quedaron diariamente en la provincia 311.700 personas, una cifra considerablemente inferior. 

Otros concellos demuestran un dinamismo económico que les deja más gente precisamente el resto del año que en verano, cuando muchos de los que trabajan en su territorio se van de vacaciones. Es el caso de la ciudad, donde apenas se nota variación, ya que en verano soporta una carga diaria de 146.000 personas, frente a las 143.800 del otoño. O Toén y Carballeda de Valdeorras, donde en otoño se registra incluso mayor cantidad de carga poblacional que durante la etapa estival. 


El sonido de las campanas, también en la protesta


Ourense se sumará a este nuevo paso que da la España Vaciada.  «Apoyamos totalmente las reivindicaciones, aunque todavía debemos decidir qué tipo de acto realizamos», explica Carmen Bohórquez, dice la coordinadora del CDR O Viso.  El paro ciudadano de 5 minutos esta convocado para mañana, 4 de octubre, con el objetivo de visibilizar la problemática de la despoblación. Están llamados no solo el medio rural sino las capitales de provincia que pierden población cada día, como es el caso de Ourense. 

Este nuevo paso es la continuación de la movilización e del pasado 31 de marzo en Madrid, también poco antes de las elecciones generales. Tras el creciente interés, algunas de las plataformas ciudadanos han decidido incluso entrar en el terreno político. Así, Teruel Existe  ha decidido incluso presentar una lista propia para el próximo 10 de noviembre y ya está recogiendo firmas para ello. 

Para arropar a los pueblos en el «parón», los organizadores llaman a utilizar el sonido de las campanas, usar carteles y captar fotografías y vídeos para compartir después en las redes sociales. Todo para pedir propuestas para el rural y, sobre todo, concreción.